Historia y Filosofía

Una Casa para las Estrategias y una Sombrilla para las Ideas.

Casa de las Estrategias nació por el placer de investigar, nuestra motivación es el conocimiento y nuestra pasión la información y los datos.

Nos unimos para fundar Casa de las Estrategias por un interés por la investigación, habiendo descubierto que podíamos hacer mediciones, diagnóstico y análisis cuantitativos y cualitativos como un equipo –uniendo en el mismo proceso la elaboración de algoritmos, etnografías y teorías culturales y del comportamiento.

La casa era el símbolo de estar juntos haciendo lo que nos gustaba. Un espacio y una unión propicia para inventar y ejercer un oficio. Fuimos primero unos amigos pagando juntos un arriendo de una casa en Envigado (Colombia) y trabajando juntos en nuestros ratos libres y luego el recipiente para los sueños y las ideas de otros.

Encontramos un foco de resultado y resolvimos que nuestros procesos arrojaban conocimiento que tenía que ser estratégico.

La ciudadanía y organizaciones que nos inspiraban eran autoras de maravillosas ideas y nosotros nos sumábamos diagnosticando, dándole lógica a un conocimiento compartido y comprendiendo el entorno para así dar con la estrategia.

A veces los mayores soñadores y siempre los desesperados carecen de una estrategia por más que cuenten con la razón y la belleza.

Optamos por ser ese aliado liviano, que puede trabajar detrás de bambalinas y que nos puede acompañar todo un camino sin generar peso.

Nos convertimos en una casa para las estrategias en una sombrilla para las ideas.

La manera de Casa

Unimos el rigor a la imaginación para entregar soluciones creativas, que estén siempre estructuradas de la mejor manera posible, con innovación en el desarrollo de fuentes, metodologías y con el valor agregado que genera la visión de un grupo transdisciplinario con experiencia en lecturas de ciudad. La ética en nuestro oficio nos hace ser cuidadosos con la fuente y la información recibida y entregarla transformada en capacidad instalada. Buscamos generar relaciones a largo plazo, sin dependencia y basadas en la confianza. El trabajo en red no es un medio para alcanzar un fin, sino que es un objetivo en sí mismo y responde a la filosofía de contribuir a un bienestar mayor y colectivo ampliando cada vez más el nosotros.

Terreno de Casa de las Estrategias

Nuestro trabajo en Medellín se ha vuelto denso y rico en el desarrollo de redes, teniendo locaciones aliadas en sus 21 territorios, líderes sociales o culturales en 19 territorios para formular alianzas en campañas culturales, veedurías y procesos con adolescentes.

Casa de las Estrategias quiere desarrollar ciudades desde el desarrollo –desde los movimientos sociales mismos– de ciudadanos. Al campesino, al desplazado no se le puede negar la ciudadanía convirtiéndolo en un usuario o en un consumidor (de los beneficios del Estado).

Creemos entonces que el futuro de la política (y de lo público) son las ciudades (rurales, urbanas y siempre en descolonizando la relación con el territorio). La ciudad es la experiencia vital y cotidiana que se va armando y desarrollando por encuentros y desencuentros donde apenas el Estado es una parte de ellos.

Es así como nuestros proyectos y nuestra teoría de transformación es a partir de ciudades de 20.000 o 7.000.000 de personas y dentro de ese entendido queremos hacer desarrollos por fuera de Medellín e intercambios con cualquier ciudad en el mundo.

Medellín

Medellín es un importante “laboratorio” porque ha tenido los peores problemas pero también importantes superaciones.

La ciudad ha tenido la mayor tasa de homicidios (sin una guerra) del mundo. Esto muestra un acumulado de problemas, de una tradición criminal y una importancia de la ciudad en los fenómenos mundiales del narcotráfico (desde donde se inventaron y probaron cosas por vez primera) que tiene profundas raíces que no hemos resuelto. Este indicador de violencia debe ser relacionado a problemas de pobreza e inequidad, problemas de corrupción y una época de debilidad institucional y profunda ausencia del Estado. Medellín sigue siendo una ciudad con miedo, tremendamente hostil para sus adolescentes populares.

Aunque en Medellín también se puede rastrear un acelerado desarrollo institucional que tuvo un hito en recuperación territorial, el acumulado de falta de planeación es más grave que el de una resolución espacial y pasa por su vocación económica que ha dejado un saldo de graves problemas medioambientales peligros para la vida.

Esta historia también nos lleva a las proezas –resistencias y construcciones– de la sociedad civil que –con ONG, artistas, periodistas, académicos y líderes civiles– logró contener lo atroz y dejar erigidos los cimientos para la ciudad de finales de los 80 y principios de los 90 que se recuperaría luego.

El movimiento solidario –con sus cooperativas, educadores, el movimiento artístico –con sus teatros, festivales de música y poesía, graffiteros, ilustradores y escritores; la academia y los intelectuales –desde Fernando González hasta María Teresa Uribe– y las ONG que llegaron hasta los barrios donde el Estado no llegaba o no quería entrar, son múltiples historias que hay que contar y están vivas para dar los siguientes pasos de una ciudad que dista mucho de estar resuelta.

Colombia

Aunque Colombia pasó de ser un Estado fallido –en los 80’s– a un Estado que está construyendo su propio rumbo, el desarrollo institucional no parece ser un balance perfecto, ni un continuo. El Estado llegó a muchos territorios en la primera década del siglo XXI y la reducción de la violencia es innegable, más hoy con la oportunidad de la paz con las FARC-EP, pero también la corrupción sigue siendo un problema enorme, la clase política no parece recoger los movimientos sociales y la riqueza cultural del país y el desajuste institucional es enorme y peligroso –con una politización de la justicia y un enorme clientelismo.

Aunque Colombia –ya fuertemente urbanizada– tiene unos buenos estándares de libertad de opinión y libertad de agremiación, la ciudadanía tiene una escasa tradición crítica y participativa y aún los colectivos con un intenso interés en lo público tienen dificultades para mantener una constancia y no funcionar sólo por coyunturas y desarrollar verdaderas redes que lleven a una transformación.

Más allá de que en Colombia la pobreza y la inequidad sigue siendo un problema enorme, la desatención de la ruralidad es enorme, lo que ocasionaría –de seguir las cosas así– un empobrecimiento de las ciudades –primero– y una crisis alimentaria –segundo.

Equipo de Casa de las Estrategias

Nuestro organigrama muestra en el centro las capacidades de análisis, procesamiento de datos y de indagación con un estratega de fuentes, de datos y de información. Ha sido importante armonizar en ese proceso una gran capacidad administrativa para el orden, la transparencia y la rendición de cuentas, donde contamos con la Estratega Organizacional. Para el fortalecimiento de redes y de alianzas contamos con la Estratega de Vínculos, que le da una dimensión territorial a nuestro trabajo y nos permite cumplir con nuestros compromisos con una red.

Estamos organizados por tres megaprocesos de impacto, reputación y organización. Estos procesos unen -primero- la producción y la calidad, la generación de alianzas y la contratación -segundo- y la operación de la oficina y el establecimiento jurídico y financiero de la organización. Dentro de estos procesos son centrales el manejo y almacenamiento de información y los protocolos para salvaguardar y eliminar datos con cláusulas de confidencialidad.

El talento humano es el principal activo de una organización como Casa de las Estrategias y la selección, el bienestar y el estudio o curiosidad permanente de sus miembros es nuestra prioridad organizacional.

Personas

  1. Éticas
  2. Rigurosas
  3. Solidarias y sensibles
  4. Curiosas o imaginativas

Políticas y compromisos

Reputación

Trabajamos fuerte y cuidadosamente para que el desarrollo y la culminación de las consultorías y alianzas salvaguarden y fortalezcan la reputación de nuestro cliente y aliado. Nuestra perspectiva es la de una ciudadanía activa, el fortalecimiento y evolución de las instituciones democráticas y la armonización de la ética y la estrategia en las organizaciones (como perduración y sostenibilidad). Entendemos el valor de la reputación y cultivamos relaciones de largo plazo de crecimiento y fortalecimiento mutuo.

Oportunidad y posición

Entendemos el factor de la oportunidad en la información y por eso trabajamos para que nuestros clientes tengan información única y más temprano. Una estrategia consiste en alcanzar una posición única o primero y poder transitar entre posiciones cómodamente a la vez de poder mantenerlas.

Información y protección

Estamos en la economía del conocimiento y en el negocio de la información y tenemos todos los protocolos para cuidarla. Hemos tenido experiencia trabajando con información delicada y confidencial y tenemos la filosofía y la técnica para cumplir con todas las clausulas de confidencialidad.

Capacidad instalada

La filosofía del conocimiento libre es también la de los aprendizajes conjuntos. Cada que el tipo de consultoría lo define o exista la oportunidad, trabajamos para generar capacidad instalada en nuestros aliados y clientes. En el caso del actual contrato todas las herramientas usadas serán entregadas y -así mismo- editables y si llegamos a usar tecnologías o programar, todo será de libre acceso y uso libre para el contratante (desde la filosofía de open source) .

Nuestra utilización de software libre y un lenguaje Linux facilita que todo el software o aplicativos sea libre, gratuito y replicable para el aliado o cliente.

Poscontrato

En nuestro horizonte de relaciones de largo plazo aseguramos asesorías, consultas y correcciones concretas un año -mínimo- después de terminado el contrato. Esto se cumple también gracias a la estabilidad de un equipo donde al menos una de las personas responsables del proyecto es del núcleo y tiene un contrato a término indefinido con Casa de las Estrategias.

Organización transparente

La transformación empieza por la propia organización y Casa de las Estrategias se propone ir más allá de los deberes como empleador y contribuyen, desarrollando adicionales controles y políticas de transparencia. Para la rendición de cuentas con cada financiador, aliado o cliente ofrecemos un link donde se puedan ver los avances significativos del proyecto en tiempo real.

Rigor y compromiso social

Aunque esperamos que la elección para contratarnos se base en el rigor y pertinencia de nuestro trabajo, contratarnos equivale a contar con nuestro compromiso para que todos los excedentes de los proyectos o servicios realizados se re-inviertan en investigación sobre fenómenos sociales, difusión de conocimiento, campañas para originar cambios culturales y espacios y redes de adolescentes.