Sueños de Ciudades Inspiradoras para 2018

Resumimos nuestro objetivo misional como ciudades inspiradoras (ciudades de diez millones de habitantes o de dos mil). A estas ciudades se llega con ciudades sin miedo, imaginadas por sus artistas y editadas por sus adolescentes.

Estamos convencidos -primero- que el miedo es la piedra angular para la injusticia, toda vez que paraliza a la ciudadanía, rompe la solidaridad y detiene los procesos sociales y los movimientos culturales. De tal forma nuestra lógica es desnaturalizar la violencia para reducirla y una vez reducida la violencia consolidar sociedades sin miedo que se puedan movilizar frente a la injusticia y así reducir la corrupción.

Disminuir la violencia para disminuir el miedo, disminuir el miedo para aumentar la participación y la percepción de injusticia y así disminuir la corrupción que produce escenarios mafiosos de injusticia.

Al tiempo necesitamos cerrar heridas de adolescentes, reducir su angustia, darles espacio, herramientas y concederles el derecho de la ficción o la imaginación que hay en el arte. Nuestras ciudades no escuchan a los adolescentes. Necesitamos adolescentes rebeldes y generar las condiciones para que esa rebeldía se haga amorosa.

Estamos seguros que el cambio cultural es necesario y es lo que hace sostenible cualquier política pública. El valor de una sociedad son sus sueños y estos sueños tienen que ser soñados por sus artistas.

Lectura del año

La oportunidad colombiana y redescubrimiento de Antioquia

Colombia está en una crisis política y una situación económica negativa. Hay que estar muy atentos a la real innovación de modelos y micro-modelos económicos que puede surgir de esto, así como la movilización y las expresiones contraculturales sobre la corrupción. En una época de pérdida de paradigmas y disolución de referentes, la creación y la imaginación tienen la motivación de la urgencia.

El anterior escenario de falta de oportunidades y de corrupción hace complejo el postconflicto, pero no deja de ser una gigantesca oportunidad haber firmado la paz con las FARC-EP y tener a toda la opinión pública volcada sobre una negociación con el ELN. La oportunidad es sobre la cultura política: es el momento de trabajar una reflexión profunda sobre la noviolencia y la cultura democrática.

Más allá, en un terreno muy pragmático, la firma de la paz con las FARC-EP coincide con la recuperación de la violencia de muchos municipios de Antioquia. Son muchos los municipios donde hay que repensar la agricultura y la ciudadanía, la participación y la economía.

Es necesario entonces crear estatalidad desde lo local, reconociendo a la ciudad no como un gran cúmulo urbano de consumismo, sino como el espacio de construcción y deconstrucción permanente del ciudadano. No debe haber otra manera de crear estatalidad que desde el ciudadano y no se puede crear ciudadanía sino es desde una experiencia y mirada de la vida desde la adolescencia.

 

Feminizar el mundo

Empezamos el 2018 con una discusión globalizada feminista, de equidad de género o sexos y de desnaturalización de prácticas horrendas de dominación masculina. Esto en Colombia se da en contraposición del aumento de iglesias cristianas y la respuesta de sectores católicos. La relación entre religión y política siempre es una mala idea, así como del fanatismo pueden surgir polarizaciones peligrosas y la deshumanización del otro (el distinto, el que piensa o actúa diferente).

Esta oportunidad o tendencia al diálogo mundial se da en medio de muchos riesgos, pero de ahí tiene que surgir la oportunidad para un profundo cambio cultural -que muy probablemente no se agote con las categorías existentes-. Cada persona es un género y hay que feminizar el poder y el mundo -y así darnos la posibilidad hombres y mujeres de lo femenino- son categorías que sospechamos que van a empezar a proponerse.

Violencia en Medellín

El homicidio está subiendo lentamente en Medellín -luego de haber llegado a un estancamiento en el descenso de este indicador-. La imaginación institucional para reducir más los homicidios es poca y mientras se puede representar más el homicidio hay que luchar para que la saturación de la noticia no genere los efectos indeseados.

Vemos a los integrantes de la Policía estresados y maltratados por una institución que se debate su transición entre lo cívico y lo militar, entre la prevención y la acción de choque. Esto hace que la institución de la Policía esté en riesgo y que haya que hacer algo para que no entre en crisis.

La Policía colombiana tiene un escaso diálogo ciudadano y las organizaciones, los gremios y la academia la dejan sola para que su única interlocución (muchas veces presión) sea la de la clase política (que es quizá una fuente de corrupción aún mayor que el narcotráfico).

 

La escuela que ya no responde

Observamos una crisis de la escuela pública y su magisterio, que muestra una falta de reinvención de un modelo obsoleto y un deficiente referente y reconocimiento del maestro de escuela en nuestra sociedad. Esta situación impacta negativamente a adolescentes pobres rurales y urbanos, evitando que la escuela sirva como un mecanismo de protección y un nodo para una red de apoyo efectiva. La escuela puede ser fuente de inspiración para una ciudadanía creadora y crítica, pero su situación hace que en Medellín y buena parte de Antioquia el activismos y la veeduría sea pobre, haciendo que en varios municipios el porcentaje de ciudadanos que hacen parte de un grupo social, cultural o de activismo sea muy bajo y -así- la participación ciudadana.

Son muchas las instituciones que hay que mejorar y cambiar para que generen un espacio para la inspiración ciudadana desde la adolescencia y así no dificulten la aparición de colectivos y de movimientos sociales urgentes.

Prioridades del año

Cada año confirmamos más que el impacto social se logra en red. Lo importante y lo bello lo hemos hecho entre varias organizaciones o colectivos. Admiramos mucho a Agroarte, la Tribu Akowa, Ciudad Frecuencia, Spiral Creativa y el colectivo Morada -casi todos colectividades más antiguas que nosotros-.

Este año mantenemos el compromiso de estar juntos pero también de que nuestro trabajo fortalezca esta organizaciones y les permita soñar lo que son.

Instinto de Vida y NoCopio

Nuestro compromiso con Instinto de Vida y NoCopio es total. Somos co-fundadores y somos la secretaría técnica de NoCopio en Antioquia.

Para Medellín es prioritario desnaturalizar el homicidio, Antioquia tiene muchas oportunidades de reconectar territorios y ciudadanía y motivar cambios en la cultura política.

Necesitamos que los artistas imaginen la siguiente sociedad, esa que no tiene homicidios. Queremos contribuir a la obra artística y al encuentro o ritualidad artística para volver a sentir.
Este 2018 esperamos poder desarrollar las alianzas para una gran toma de ciudad y caminata y para un laboratorio artístico.

 

Un noticiero de los Editores de Ciudad

Medellín tiene grandes medios independientes y culturales en papel, en la radio terrestre y virtuales, pero estamos seguros que le hace falta un noticiero más, uno que sea ciudadano. Hay noticieros de grupos empresariales, también de grupos políticos y de la gobernación y la alcaldía. Nosotros queremos contribuir al nacimiento de un noticiero con adolescentes. Queremos formar ciudadanos desde el periodismo ciudadano y hacer que en los colegios públicos los adolescentes se interesen por lo público y la veeduría.

Estamos listos para arrancar un proceso pedagógico y periodístico y para aliarnos con Instituciones Educativas para desarrollar su emisora y hacer una red de youtubers para temas interesantes y divertidos.

 

Mapa de Vida

Este año tenemos una herramienta para darle rostro a las víctimas de homicidio y dignificar el dolor de sus amigos y familiares.

Necesitamos difundir y mejorar.

Dinos todo lo que hacía vivir a esa persona.

IR AL MAPA DE VIDA

La ruta de la solidaridad

Sólo tenemos tiempo para la solidaridad.
Necesitamos un voluntariado gigante y un compromiso institucional renovado para acompañar a todas las familias víctimas de homicidio. No podemos seguir negando esa ciudad, hoy tenemos la posibilidad de curarnos del miedo de una forma distinta a la indiferencia (al enfriamiento o insensibilidad).

Contamos con una red con capacidades técnicas -como la sicología- y artísticas -donde se encuentra una posibilidad enorme para el trabajo social-.

 

Inspiradores y Atrapadores

Este año vamos a activar una nueva red de apoyos para la casa Morada, para desarrollar vínculos con familias víctima de homicidio y para la veeduría. El voluntariado tendrá otras dimensiones y vamos a hacer más nítida la forma para sumarse y seguiremos con nuestro esquema de 4 horas de calidad al mes con un adolescente: Atrapadores de Sueños.

 

Mapa de Miedo

Así como necesitamos hablar de la muerte para abrazar la vida, también necesitamos hablar del miedo para conjurarlo y llamar a la solidaridad. Proponemos ver la ciudad de Medellín con ojos de adolescente, entender que lo asusta, cuando y por qué siente que su vida está en riesgo, cuando el miedo a ser violentado le impide hacer algo.

Desde el 2015 hemos venido apoyando una red de adolescentes llamada Editores de Ciudad que ha tenido integrantes en cada una de las comunas y corregimientos de Medellín. Con ellos queremos conformar esa red de veeduría y solidaridad que le de sentido a una plataforma virtual abierta para la ciudadanía.

1 comentario en “Sueños de Ciudades Inspiradoras para 2018”

Deja un comentario