Etnografía de jóvenes sobre su barrio – Editores de Ciudad Nodos

Compartir
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

En El Barrio El Salado de la Comuna 13 de Medellín no hay restricciones de movilidad, ni de horarios por cuenta de la violencia criminal, se siente una reactivación y hay mujeres jóvenes que logran tener una red de apoyo que las hace sentir seguras. Se ve una barbería como centro social y lugar de encuentro y lo que más preocupa es el aumento de precios.

En el barrio Las Palmas de Medellín, una mujer joven nos empieza a describir que puede haber solo una ruta de buses, lomas, escaleras y por un lado la ventaja de la vista y el cansancio de entrar y salir sobre todo si está lloviendo, si hay algún imprevisto de transporte.

Se nota que la política y decisiones del barrio, se define desde y con los adultos mayores. Ella se siente tranquila y sabe que quedó atrás una confrontación entre grupos criminales y recomienda la comida de Mc Papas.

El barrio La Milagrosa (Comuna 9) tiene la fortaleza del transporte y tantos negocios y ser conocidos de muchos años es la clave para que una mujer joven se sienta segura, así como entrando y saliendo del barrio a cualquier hora.

Hay una plaga de Caracoles Africanos en un colegio de la Comuna 9. Se registran las venezolanas y los venezolanos como parte del vecindario, y buenos y buenas vecinas.

El barrio Las Mirlas en la Comuna 8 (cerca de La Sierra) hay muy pocas “zonas de parche”, para que los jóvenes estén, hablen o se enamoren.

Se puede llegar desde el tranvía y luego por Metrocable. Estar en el mapa del sistema Metro ha hecho que empiece a aparecer un turismo muy propio de Medellín (que empezó en la comuna 13)