Mapa 1 – Para Romper Guetos – Primera parte

Compartir
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Primeras capas para un mapa de guetos

Construimos un mapa de calor sobre homicidios y encima le pusimos un símbolo del acceso a rutas de buses y al sistema integrado de transporte público. Esto no es suficiente para definir un gueto, pero sí nos está mostrando vecindarios aislados, donde cuesta más la movilidad y la cercanía a la ocurrencia de homicidios. Sabemos que en las retaguardias criminales y donde tienen más territorialidad pandillas (llamadas en Medellín combos) no es donde sucede los homicidios, pero sí que a los jóvenes asesinados los asesinan a pocas cuadras de su casa.

A veces con los datos, sucede lo que sucede con encender un fósforo en un cuarto oscuro, son insuficientes pero la diferencia entre procesar lo que tenemos y no medir nada es increíble. Hacemos el llamado a veedurías, movimientos sociales y organizaciones sociales y culturales a que nos ayuden a interpretar estos datos y hacerles pruebas ácidas desde sus propios territorios.

A simple vista podemos ubicar unas áreas con problemas de movilidad gigantes en el borde de la Comuna 1, 3 y 8 (en la zona nororiental) y que uno o dos barrios más abajo hay una ocurrencia histórica de homicidios importante. En el caso de la noroccidental es más notorio el problema de movilidad de la Comuna 6 en su borde más occidental (que colinda con un área rural de San Cristóbal) y el fenómeno de homicidios es más grave que en la nororiental y se aleja también del filo. El fenómeno de homicidios de la Comuna 7, haría más parte de la zona de la Comuna 13 que de la noroccidental y en la Comuna 13 sí hay una relación directa entre barrios sin servicio de transporte y homicidios.

Esperamos a futuro avanzar en este análisis con el lugar de residencia de jóvenes asesinados y con otras consideraciones microespaciales de altimetría y de urbanismo. Lo principal para nosotros es haber aprendido que necesitamos movilidad física y movilidad interior para los adolescentes de periferia: hay lugares de la ciudad en los que un barrio está encapsulado por un grupo criminal y toda la socialización se ve intermediada por un actor armado. El preadolescente y el adolescente ve que la transición entre etapas que tiene que ver con el ocio, la fiesta y que tiene como objetivo la amistad y conseguir pareja, termina intermediada por un combo o una pandilla. Necesitamos entonces adolescentes con mundo interior, con criterio, que vayan desarrollando su autonomía, pero también que puedan salir de un territorio y no permanecer en un territorio donde se pueden generar situaciones de riesgo y el mínimo
conflicto podría terminar resolviéndose con la eliminación.