Análisis del discurso de la Policía-Twitter

Compartir
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

En el análisis del discurso de la policía de enero, comienza evidenciando que las cuentas que más tuitean son: Policía Metropolitana de Tunja, Policía del Departamento del Meta, la Metropolitana de Bogotá y la del Departamento de Magdalena, publicando más de 4,000 palabras cada uno e incluso la policía de Tunja llegó a tuitear hasta 7,208 veces. Y que por el contrario, una de las cuentas que registran mayores tweets mensualmente en esta ocasión tuvo muy pocos, como es el caso de la Región de Policía No. 6 (Occidental): tuiteó solamente 454 veces cuando su actividad fue más frecuente en el 2021.

¿A qué se debe este aumento en la actividad de la Policía Metropolitana en Tunja, que con más de 7,000 palabras supera por mucho a las demás? ¿Cuáles son las palabras más frecuentes en su discurso?, y además ¿Cuáles son las palabras más frecuentes en el discurso de la policía para el 2022?

La cuenta de Twitter de la Policía Metropolitana de Tunja tiene el nombre del Coronel Henry Yesid Bello Cubides, cuyos tweets están acompañados de productos audiovisuales, como un tipo de propaganda que enaltece el hecho de “capturar” a quien infringe la ley. Por eso, llama la atención una serie de videos, cuyo formato se asemeja a una miniserie, llamada #ImplacablesContraElDelito. En esta microserie digital, enaltecen sus capturas investidos de aire heroico, publicando sus capturas de microtráfico, de bandas criminales, de hurto; material ligado a capturas que evidencian no solo su carácter punitivo y condenatorio, sino toda su puesta en escena, para exponer ante cámaras sus capturas, el hecho de que son implacables contra los delitos, de una forma amenazante, acusatoria y de advertencia. ¿A qué alude el ser “implacable” contra el “delito”?

Si bien la definición de delito ha sido fuertemente debatida desde los inicios del derecho, derivando hasta en términos como delito civil, cuasidelito y delito penal es menester recurrir a la forma en que, simbólicamente, una sociedad siente que el concepto se encarna. Es decir, ¿quiénes encarnan el delito en una sociedad?, y ¿cómo bajo las lógicas punitivas en un país como Colombia el que infringe el delito debe ser castigado, más que como una forma de reconciliación y justicia sino por el deseo de evidenciar que fue castigado? ¿Cómo optamos por procesos de reconciliación, justicia y reparación para quiénes luego de cometer un delito, y culminan un proceso penal, retornan en libertad a la sociedad civil? ¿Qué tanta efectividad tiene recurrir al discurso de ser implacable contra el delito?

Siendo así, para el mes de enero, la palabra #Implacablescontraeldelito fue utilizada 360 veces.

Por lo demás, se evidencia que la palabra seguridad, sigue siendo la favorita por esta institución con una mención de 995 veces.

La segunda cuenta con más publicaciones pertenece al Coronel Miguel Andrés Camelo Sánchez quien promueve constantemente el #Esunhonorserpolicía, campaña que se volvió permanente en el discurso de la policía a nivel nacional.

Ahora, para centrarnos en Antioquia la cuenta del departamento de policía de Antioquia- DEANT, que corresponde al Coronel Daniel Mazo Cardona, ha reemplazado el #seguridad por un #UNIDOSporlaseguridad como uno de sus hashtags más frecuentes, con varias opciones de denuncia.

Otro suceso novedoso es la nueva campaña #TodosContraElHomicidio. Que, siendo enunciada por una institución armada como la Policía y sobretodo, acompañado de la fotografía de la captura del homicida, sigue estructurando una idea que semióticamente se configura más como un triunfo heroico de un policía que captura a un homicida que una campaña que realmente se sensibilice por un fenómeno como el homicidio.

Vivir en un país desigual también supone, altos índices de delincuencia y vandalismo, lo que hace necesario resemantizar el discurso, la exigencia ante las instituciones por una justicia social que reduzca los niveles de desigualdad para reducir la base de los guetos, combos o pandillas y restarle base social y espacio físico al crimen. Pero sobre todo, dejar de lado un discurso de “el que la hace la paga”, de “ojo por ojo, diente por diente” e intentar desnaturalizar el homicidio desde el cambio de pensamiento, desde un cambio cultural que le dé prioridad a la prevención del homicidio y a la no-violencia y, sobretodo, un estado que garantice políticas públicas que prevengan y protejan la vida.

Para finalizar, nos preguntamos si hacer uso de diversas campañas, en las que se expone a quien fue capturado sea por hurto, lavado de activos, e incluso homicidio acompañado de #EsUnHonorSerPolicia, #UnidosPorLaSegurdad, #ConstruyendoSeguridad, #ImplcablesContraElDelito, y sobre todo aludir a que los policías son héroes y sus capturas son actos heroicos, es una buena práctica para reducir y desnaturalizar homicidios. Nos quedamos ante la duda de qué tanta efectividad tiene o cómo reacciona la ciudadanía frente a este tipo de anuncios.