Dateo de homicidios en Medellín- Enero

Compartir
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

¿Qué cifras nos arroja el primer mes del año en comparación al anterior 2021, que tuvo un alza de 44 homicidios en diciembre?

Para comenzar con el dateo mensual de homicidios de 2022, es pertinente hacer un recuento rápido del año anterior que tuvo un promedio de cerca de 34 homicidios al mes, siendo febrero el de menor número con 26 y junio y diciembre los más altos alcanzando 44 homicidios respectivamente.

En comparación con diciembre de 2021, enero presenta una reducción de homicidios, aun así, no deja de ser un número significativo pues la cifra en ciertas poblaciones sigue siendo llamativo, como por ejemplo el asesinato de jóvenes.

Conforme a lo anterior se evidencia que para enero de 2021 había 35 homicidios y este primer mes de 2022 nos arroja 27 homicidios en total. Cuando se compara con el mes inmediatamente anterior (diciembre) la reducción es aún mayor, pasando de 44 a 27 homicidios, lo que significa una reducción de 63%.

Vemos también una reducción en el número de adolescentes asesinados, que para enero del 2021 había arrojado 4 muertos y para este mes 2. Así mismo, como se ha venido mostrando en diferentes publicaciones del centro de estudios de Casa de las Estrategias, los jóvenes siguen siendo la población con mayor número de asesinatos y estos se llevan a cabo en la vía pública. Es así como, a pesar de la reducción en el número total de homicidios, enero de 2022 tienen más homicidios de jóvenes (7) que enero de 2021 con 5 asesinatos. Hay 7 personas en la categoría “sin identificar”, es decir, y que parecen ser adolescentes o jóvenes, 7 vidas de las cuales aún no se tienen certeza y 7 familias que aún no tienen las respectivas noticias de sus parientes.

Asimismo, una reducción en comparación con diciembre, que pasó de 10 jóvenes asesinados a 7, de los cuales, también se tienen 7 cuerpos sin identificar.

La cifra más alta de homicidios en diciembre, fue precisamente de jóvenes, es decir, finalizan el año siendo la población más vulnerable al fenómeno del homicidio y asimismo comenzamos el 2022 viendo que siguen ocupando la primera posición en cuanto víctimas de homicidio se refiere.

Esto en efecto no es nuevo, durante los últimos años, precisamente la inoperancia y poca efectividad en cuanto a políticas de seguridad e incidencia cultural para aumentar los costos morales del homicidio y llevar a la sociedad civil a cuestionarse y por ende a reducir y desnaturalizar homicidios en asocio

Además de que sean los jóvenes, se repite el patrón de que sean principalmente de estratos 1 y 2 los más afectados por este fenómeno. Además, las comunas que históricamente se han marcado por esto vuelven a aparecer en el presente año, es decir, en términos territoriales sigue afectando los mismo sectores.

Como se cita en el libro, ¿Cuánto vale la vida? recién publicado por la Editorial EAFIT y el Centro de análisis político de EAFIT en el cual Casa de las Estrategias publicó dos artículos, los jóvenes en Medellín “no valen nada” (Casa de las Estrategias, 2022). Son fácilmente utilizados como carne de cañón y que mensualmente los datos de homicidios nos lleven a cifras similares y en los mismos lugares solo es indicativo del problema estructural que tenemos en la ciudad y el Valle de Aburrá. Por ejemplo, San Cristóbal y San Antonio de Prado el año pasado ocuparon los primeros lugares como corregimientos con más asesinatos, se ha normalizado en la sociedad civil y lastimosamente las instituciones parecieran haberlo “normalizado”.

¿Por qué sigue la Alcaldía y la Gobernación sin hacer nada? ¿Acaso debemos esperar que los futuros informes de la Comisión de la Verdad, sigan evidenciando, como en las recientes publicaciones del Oriente Antioqueño publicadas por Hacemos memoria, las verdaderas causas de los asesinatos de jóvenes? ¿Que nos den nombres y responsables de redes de microtráfico, de vínculos con paramilitares para poder tener respuesta de quien los asesinó en unos meses o años? ¿y además, cómo va migrando este fenómeno hacia otras poblaciones como mujeres y personas trans en el centro de Medellín?

Feminicidios que solo dejan un cuerpo sin vida en Estación Villa, La Candelaria y cuyos responsables siguen en muchos casos sin identificar y con impunidad.

Siendo así, en cuanto a la población LGBTQI en diciembre de 2021 y en enero de 2022 se registraron dos asesinatos, es decir, uno cada mes. Y también en enero se registró un homicidio (o feminicidio) del cual fue víctima una mujer, y sin embargo en diciembre de 2021 no hubo ninguno.finali

En términos territoriales se evidencia que Estación Villa continúa siendo la zona con más homicidios, y que no ha variado entre diciembre y enero, con un total de 3 homicidios. Seguido de Alfonso López, Altavista, Antonio Nariño, Asomadera N° 1, Boston, y Brasilia que al igual que en diciembre de 2021 siguen con un muerto por homicidio al mes, es decir, no se presenta ninguna variación.

Conforme a diciembre de 2021, se vio que tuvo 3 muertos en el Popular siendo el barrio que más tuvo. Los demás tuvieron una cifra de 2 muertos y esos son: El Diamante, El Picacho, El Pinal, Estación Villa, La Gloria, Las Violetas, Pajarito S.C y Villa Nueva.

Esto en términos de comuna, La Candelaria tuvo 8 homicidios; Castilla y Robledo tres cada uno; Aranjuez, Buenos Aires, Laureles- Estadio tuvieron dos muertos cada uno. Y se sigue de Belén, Guayabal, La América, Manrique, San Cristóbal, San Javier y Santa Elena que tuvieron cada uno un muerto.

Se evidencia entonces que La Candelaria al igual que en diciembre de 2021 tuvo 8 muertos en total y el cambio más significativo se dio en San Cristóbal que en diciembre tuvo seis muertos y para enero tuvo uno.

Casa de las estrategias. (2022) ¿Cuánto vale la vida?, Editorial EAFIT, Medellín- Colombia